ACOLCHADO UNA MANERA FÁCIL DE CUIDAR TU HUERTO PARA QUE TE LLEVE MENOS TRABAJO Y NECESITE MENOS AGUA



Hola hortelano, hoy quiero darte un truco para que tu huerto ecológico te lleve menos trabajo y necesite menos agua, entre otros beneficios.

Tener un huerto no es solo sembrar y recolectar. Hay muchas otras cosas a tener en cuenta para que nuestro huerto esté sano, sea productivo y bonito.

Ya os he hablado en posts anteriores de todos los trabajos que debemos hacer en el huerto, de cómo podemos cultivar y cuidar la tierra, incluso de cómo afectan negativamente algunas de nuestras maneras de hacer tradicionales como el uso de tractores de forma sistemática. (Te dejo aquí el link por si no lo has leído aun: https://www.hortusdomi.com/post/no-voltear-tierra-huerto)


Hoy os hablo de algo que a simple vista puede parecer innecesario o solo por estética, pero que en realidad le estaremos haciendo un bien al huerto y nos estamos facilitando el trabajo mucho más de lo que puede parecer.

El ACOLCHADO, o también conocido con el término inglés mulching, es una de las labores complementarias del huerto que más nos puede ayudar en el mantenimiento.

Consiste en cubrir el suelo donde se está desarrollando nuestro cultivo, protegiendo la vida de la tierra, potenciando su fertilidad y facilitándonos el trabajo.

Ya debes saber que no soy nada partidario de voltear la tierra y suelo usar el método “no dig” o método de no labranza (en este post te explico de qué se trata) pero, a demás, para mí es sumamente importante no dejar la tierra desnuda. Con un buen acolchado evito muchos problemas e, incluso, evito pérdida de vida en la tierra.

¿POR QUÉ DEBO PONER ACOLCHADO EN MI HUERTO?

Ventajas:

  • Aporta protección térmica a la tierra ante temperaturas muy altas

  • Protege la tierra de la radiación solar intensa

  • Evita la deshidratación de la tierra, ayudándola a mantenerse húmeda más tiempo y, por lo tanto, necesitará menos riegos

  • Ayuda al control de hierbas adventicias, evitando que crezcan

  • Mejora la estructura del suelo

  • Incorpora materia orgánica, ya que con el tiempo se irá descomponiendo

  • Fomenta la vida microbiana

  • Facilita la aireación de la tierra por su porosidad y evita que se apelmace

¿QUÉ TIPOS DE ACOLCHADOS HAY?

Acolchados orgánicos:

Aquellos que provienen de restos vegetales. Son los más recomendados ya que con el tiempo se convierten en materia orgánica y alimentan a los microorganismos, bacterias, hongos y, por supuesto, a nuestros cultivos.

  • Paja

  • Restos de cosechas

  • Virutas trituradas de ramas de poda

  • Cortezas

  • Hierba o césped segado

  • Cartones reciclados

  • Serrín (importante conocer la procedencia para evitar maderas con resinas químicas)

  • Y otros como: plumas de ave, lana de oveja, …

A la hora de elegir nuestro acolchado debemos tener en cuenta la durabilidad del mismo. Con algunos como la paja o el césped segado tendremos un acolchado de vida corta, ya que pronto se convertirá en materia orgánica descompuesta. En cambio con corteza, lana, plumas, etc. tendremos el mismo acolchado durante mucho más tiempo.

Acolchados inorgánicos:

Procedentes de materiales no vivos. Se usan sobre todo a nivel estéticos y por su gran durabilidad. Menos recomendados ya que no se descomponen y no aportan beneficios de realimentación a la tierra. Prácticos en algunos casos para sombrear, proteger del sol y mantener la humedad.

  • Piedras o grava

  • Arlita(bolitas de arcilla)

  • Alfombras, tapices o moquetas viejas


¿CÓMO PONGO UN BUEN ACOLCHADO EN MI HUERTO?

El objetivo es cubrir la tierra unos 3-5cm como mínimo. Repartiremos el material elegido para acolchar nuestra zona de cultivo de manera que cubra y proteja nuestro huerto. Si hemos elegido usar cartones, y nuestra zona es ventosa, deberemos mojarlos para que se asienten y evitar que el viento los desplace. También podemos cubrirlos con paja o triturado de podas para mejorar la estética de nuestro jardín.

¡CUIDADO! ANTES DE ACOLCHAR HAY QUE TENER EN CUENTA…

Los acolchados tienen muchas más ventajas que inconvenientes, pero es importante tener en cuenta algunas cosas:

  • Cuando sembramos semillas mejor no acolchar, necesitan la tierra despejada, con mucha luz y calor del sol. Podemos elegir esperar hasta que germinen para acolchar la parada o acolchar toda la zona antes de la siembra y al introducir la semilla retirar el acolchado de esa zona, dejando un trocito de espacio para que tenga luz y calor suficiente para germinar.

  • En zonas muy frías y húmedas, con primaveras frescas y veranos cortos, el acolchado puede provocar que la tierra no se caliente lo suficiente para lograr el buen desarrollo de cultivos como tomates, pimientos, berenjenas, melones, sandias, etc. En estos casos podemos acolchar con elementos oscuros o compost muy maduro que al ser negro ayudara a absorber el calor del sol y, a su vez, protegerá la tierra.

Teniendo en cuenta todo esto, yo suelo utilizar sobretodo la paja pero también otros como las virutas de poda trituradas o los restos de cosechas. Lo que mejor me funciona es poner paja en los pasillos y compost en los bancales de cultivo, así me aseguro que la tierra siempre está viva y bien nutrida.

Hay mucho para elegir y es cuestión de ver lo que tienes cerca e ir probando. Yo te recomiendo, siempre que puedas, reutilizar lo que tengas a mano y así generar un reciclaje de residuos real y con mucho más sentido.

¿Y tú?¿Acolchas la tierra de tus cultivos?

Seguro que hay muchas más opciones de materiales para acolchar que a mi no se me han ocurrido o no conozco, ¡¡cuéntamelo!!


237 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo