top of page

LA HUERTA DE INVIERNO: PROTEGER Y CURAR DE LAS HELADAS



Parece que el frío ya se va acercando, hoy te cuento qué necesita el huerto para mantenerse sano y productivo durante todo el frío invierno.


Con la bajada de las temperaturas las plantas están más sensibles y debemos tener algunas precauciones para evitar que sufran y se debiliten. Es cierto que, si hablamos de un huerto ecológico, sólo deberíamos sembrar plantas de temporada. Son cultivos que sabemos que soportarán bien el clima de la zona donde vivimos. No tiene sentido pensar que por poner protección podremos sembrar tomates en enero en España. De hecho, los cultivos de temporada bien adaptados al clima, si es un clima templado, no necesitarán ningún tipo de protección.


Dicho esto, cabe decir que podemos obtener beneficios al proteger algunos cultivos sensibles durante las semanas más frías del año. Voy a darte algunos motivos de peso para que te plantees ayudar a tu huerto a pasar mejor el frío este año.


Ventajas de tener un huerto protegido en invierno :


- Las plantas crecerán más estables y más sanas, por no tener estrés de cambios de temperaturas bruscos.

- Habrá más crecimiento y más producción: Con el frío se ralentiza todo, protegiendo evitamos este parón, o al menos lo disminuimos.

- Alargar temporada de nuestros cultivos favoritos: cómo habían sufrido menos, las plantas producirán más tiempo y podremos seguir disfrutando esta verdura que tanto nos gusta unas semanas más.


¿Cómo proteger mi huerto del frío?


Lo primero y más importante, y siento si me repito constantemente, es asegurar un buen acolchado, o mulching, en todos nuestros cultivos. Ya sea en verano o en invierno, tener la tierra y las raíces protegidas será de gran ayuda para que las plantas puedan soportar mejor los climas extremos. (Aquí te lo conté todo sobre los tipos de acolchados y sus beneficios). Y, en invierno, te recomiendo que los acolchados que uses sean oscuros, como compost o mantillo, para que absorba mejor el calor del sol y, de paso, caliente un poquito la tierra.


Además, hay sistemas de protección extra que podemos instalar en nuestro huerto:


TELAS TÉRMICAS: Es una tela agrícola de color blanco que sirve para proteger los cultivos del frio extremo y la escarcha. Tiene varios beneficios:

  • Resistente, bien cuidado puede usarse varios años

  • Deja filtrar los rayos solares

  • Permite la ventilación y oxigenación de los cultivos

  • La lluvia entra sin problemas a través de ella

  • Fácil instalación

  • Es muy ligera, si no tenemos túneles se puede colocar directamente sobre el cultivo.

  • También sirve de protección anti-pájaros

  • Minimiza los daños en caso de lluvias muy fuertes o granizos

  • En su interior la temperatura nunca bajará de 0º

  • Es un sistema económico, no supone gran inversión


TELAS DE PLÁSTICO: Hoy en día podemos encontrar algunas telas plásticas protectoras de heladas. Las más adecuadas serían las que vienen perforadas para facilitar la ventilación y la entrada de la lluvia, en beneficio de las plantas que vivan bajo esta tela.


GARRAFAS DE AGUA: Sistema de protección rápido, fácil y ecológico, ya que se trata de reciclar garrafas de agua usadas. Deberemos recortar la base de botellas de 5-8 litros y ponerlas sobre cultivos pequeños para su protección. Podemos poner un palo o caña clavado saliendo por el tapón para asegurarnos que no salgan volando con el viento, y así evitamos posibles daños que esto podría causar a la planta. Asegúrate de que dejas el tapón quitado para evitar el exceso de humedad y asegurar una buena ventilación de la planta. Si se prevén nevadas o heladas, puedes poner los tapones por la noche y destapar cuando el sol caliente. Todo depende de las ganas de mimos y el tiempo que tengas para dedicarle a tu querido huerto.


CAMA DE CRISTAL CASERA: Son unas pequeñas estructuras elevadas con cristal en la parte superior que protegen los cultivos de las heladas y la escarcha y, a su vez, permitiendo que los rayos solares calienten la tierra. Esto nos serviría para poder facilitar el germinado de semillas en época de frío o para las primeras semanas de los cultivos más sensibles en el huerto.


INVERNADERO: Esta sería la opción menos económica. Se trataría de proteger el huerto del frío con túneles plásticos o de vidrio. Yo no soy partidario del uso sistemático de invernaderos. Mi forma de ver un huerto ecológico choca con este sistema. Para mí no tiene sentido “hacer creer al huerto que estamos en otra estación del año”. Un huerto ecológico debe ser un huerto de temporada, con cultivos adaptados al momento y sin querer cultivar alimentos que no corresponden a esas temperaturas. Una cosa es proteger algunos cultivos sensibles unos días señalados, o en días de clima extremo, y otra muy diferente es provocar grandes cambios dentro y fuera de un invernadero. Pero esta no deja de ser una opción más del mercado que debía mencionar.


PRODUCTOS QUÍMICOS: La industria no para de crecer e investigar para lograr sobreproducir bajo cualquier circunstancia. Hoy en día encontramos en el mercado productos que mezclados con el riego, pueden proteger la planta para que aguante temperaturas de -0º. Esto NO se aconseja bajo ninguna circunstancia en la agricultura ecológica.


POTASIO: Hacer un mejunje casero rico en potasio puede ser la mejor alternativa a los productos químicos. Agregar potasio a las raíces ayuda a preparar las plantas para el frío.



TÉ DE PLÁTANO RICO EN POTASIO: Trocear entre 5 y 8 cáscaras de plátano, cubrirlas de agua dentro de una olla y dejar hervir durante 5 minutos. Luego dejar enfriar, colar y mezclar el té con 2 litros de agua.

¡Ya tenemos nuestro fertilizante rico en potasio casero para nuestro huerto!



Cuando empiecen los días muy fríos será buena idea eliminar o reducir riego, asegurándonos que no regamos el momento del día con más riesgo de heladas. Será mucho mejor regar unas horas después, cuando ya van subiendo las temperaturas. Así el agua ayudará a fundir la escarcha que quede en nuestro cultivo.


Si llegas a esta información demasiado tarde para la prevención, y lo que necesitas es saber cómo curar una planta afectada, también te lo cuento.






Sanear un cultivo tras la helada


Lo primero será comprobar si la planta está totalmente afectada o en su interior hay tallos y hojas que se mantienen verdes. Lo mejor es hacer este saneamiento unos días después, para ver hasta qué punto está afectada. Estos primeros días podemos ayudar asegurando una buena hidratación y protegiendo si siguen las bajas temperaturas en la zona. Incluso, si tenemos un pequeño huerto urbano o en macetas, podemos regar con agua templada para ayudar a recuperar la temperatura adecuada a sus raíces.


Si se da el caso de que el cultivo esté afectado en su totalidad, tanto que el frío le ha helado el corazón, deberemos arrancar cuanto antes la planta entera y sustituirla por otra. Así evitaremos que provoque más problemas a sus vecinas.


Encontré esta tabla tan interesante sobre los síntomas de cada cultivo cuando una helada le ha afectado. (añadir tabla encontrada sobre síntomas de heladas según cultivos. está en la misma carpeta)


Si aún hay esperanza, eliminaremos todas partes afectadas y secas. Si son hojas que salen directamente del tallo principal las cortaremos lo más a ras que podamos de este. Si son plantas con ramas, como los guisantes y las habas, iremos cortando las ramas más afectadas dejando los brotes nuevos libres para poder desarrollarse. Y si son hojas que salen directamente de la base, como una col o una lechuga, arrancaremos las hojas dañadas de lo más abajo posible, sin afectar a la raíz. Si hay frutos afectados deberemos retirarlos de la planta para evitar que su mal se contagie al resto de frutos del cultivo.


Después del saneado es muy importante proteger con alguno de los sistemas arriba mencionados de próximas heladas o frentes fríos. Ahora que la planta está en proceso de recuperación, con heridas por la poda realizada, necesita un extra de ayuda para soportar el clima frío que quede por venir.




Recuerda que la prevención es la mejor cura.


Asegúrate de tener un huerto sano, con buenos acolchados y con cultivos de temporada antes de que llegue el duro invierno. Protege con algunos de los sistemas que te cuento y tendrás un huerto cuidado y listo para cualquier adversidad.



¿Conoces algún otro sistema de protección? ¿Cuál elegirás para tus cultivos?

Cuéntamelo y seguimos aprendiendo juntos.